De cómo un par de cervezas pueden llegar a entorpecer tu percepción de la seguridad

Cuando asistimos a una celebración, podemos ver que existen dos tipos de personas, las que se divierten sin tener que ingerir ni una gota de alcohol, y los que se ponen de corazón alegre al beber una que otra cerveza.

Esta demás decir que los del segundo grupos son los que deben tener cuidado a la hora de consumir alcohol, haciéndolo de forma responsable, pues hacerlo puede disminuir la percepción que tenga el individuo de la realidad.

Esto trae como consecuencia que la persona bajo los efectos del alcohol, actúe de manera tope y descoordinada, al punto que, de tener que conducir hasta su casa, sufra un posible accidente o tenga problemas con la cerradura de su casa.

Es difícil para las personas asumir que tienen problema de bebida, pero una vez que esto suceda, esto puede tener dos vertientes: la primera sería dejar de beber, y la segunda es beber de forma controlada.

La cuestión es que, el que gusta de beber alcohol debe ser consciente de que su torpeza puede generar efectos colaterales, que pueden perjudicarle considerablemente.

¿Por qué el alcohol nos afecta tanto?

Pongamos el ejemplo de la cerveza, pues muchos piensan que se trata de una bebida inofensiva, pero que en exceso puede alterar los sentidos notablemente.

Una cerveza refresca, dos cervezas calman la sed, pero a partir de la tercera ya es tiempo de tomar consciencia sobre la cantidad de botellas que tomes, pero ¿a qué se debe esto?

El etanol es una sustancia que genera dependencia en el que lo toma, haciéndose presente en bebidas como el vino, el whisky, y por supuesto la cerveza.

En promedio, tomar más de dos cervezas genera dependencia y a la vez deshidratación, creándose un círculo vicioso muy perjudicial que deriva en deshidratación, que es lo que genera lo que conocemos como resaca.

Conociendo esto, ya es mucho lo que podemos hacer al respecto, si realmente nos importa que haya personas que se preocupen por nuestro bienestar.

Prestando mayor atención a nuestra seguridad

La seguridad es un bien que debemos cuidar no solo referente a nuestros bienes, sino también a nosotros, pues las casas y los coches pasan, pero somos nosotros los que representamos un tesoro para los seres queridos y viceversa.

Puede sornar cliché, pero si vas a beber no conduzcas, y si vas a conducir no bebas, pues ya es archiconocido que beber y conducir no son actividades compatibles.

Por supuesto, si decides beber ten mucho cuidado cuando llegues a casa, no sea que tengas que llamar un cerrajero economico en sant gervasi de haber cometido una torpeza cuando abras la puerta de tu casa.

Si no quieres que la resaca de apodere de ti, consume mucha agua a la par que lo haces con la cerveza, y haz pausas para que el efecto del alcohol no mine sobre ti.

Por último y no menos importante, realízate un chequeo médico, pues a largo plazo el consumo de alcohol puede ser perjudicial para tu salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *