¿Por qué los huevos son tan importantes para cocinar?

Podemos prescindir de harina, azúcar, incluso de polvo para hornear, pero que los huevos falten en nuestra cocina… ¡eso ni pensarlo!

Como bien sabemos, los huevos son producidos en masa en las granjas, de modo que son miles de gallinas las responsables en proveernos este alimento maravilloso.

Los huevos tienen la facultad de cambiar su consistencia a medida que se les suministra temperatura, y por ello se integra de muchas maneras en las recetas de cocina, como tartas, postres, bebidas y otros alimentos.

Son una proteína bastante útil y por ello no podíamos dejar de mencionar por qué los huevos son tan importantes para cocinar.

No hace falta un cerrajero que instale una caja fuerte para almacenar estos secretos que deben ser del dominio público.

  1. Son espesantes naturales

Posiblemente hayas notado que los huevos se encuentran presentes en las salsas, ponches de huevo, y mezclas de helado. La presencia de los huevos en este tipo de alimentos tiene una razón muy fundamentada.

Es la yema de huevo la responsable de espesar las mezclas, sin embargo hay otros componentes que pueden sustituirles como los almidones. Esto se produce ya que las proteínas presentes en el huevo dejan de ser solubles y se coagulan con los aumentos de temperatura.

  1. Cubiertas a punto de nieve

Las magdalenas y las tartas no serían iguales sin las cubiertas en formas de nevados, y eso solo se logra a través de la agitación enérgica y constante de las claras de huevo en compañía de azúcar pulverizada y un toque de crémor tártaro.

La albumina de huevo tiene la facultar de formar espuma debido a su consistencia. Sin embargo las claras tienden a desplomarse con temperaturas bajas, siendo indispensable realizar estas labores en días no tan fríos, u optar por merengues italianos.

  1. Aumento en el volumen y esponjado de los pasteles

Hay platos especiales que no quedan igual de no poseer ese volumen especial, como sucede con los pancakes japoneses, los biscochos tipo brazo gitano, e incluso el Kaiserschmarren, por lo que se debe realizar la operación siguiente.

En este caso se separan las claras de las yemas, y luego se sigue el ritmo tradicional de la receta, teniendo en cuenta que al adicionar las claras a punto de nieve, se realice de manera envolvente para no perder el volumen.

  1. Responsables del endurecimiento

Las tartas, flanes, pasteles y demás postres se endurecen gracias a la acción del huevo, pero digamos que esta acción se intensifica en función de las proporciones de huevo que se adicionen, junto con la harina y otros componentes secos.

En todo caso, dependerá de la receta cómo será la consistencia del postre que estamos comiendo, resultando muy útil seguir al pie de la letra la receta con la que nos proponemos preparar nuestros antojos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *