Tres postres derivados de frutos de Catalunya

Después de un plato fuerte a base de frutos del mar, o de un pato con sabor a setas, quizás quede un espacio para un aperitivo dulce. Sí señores, estamos hablando del postre, siempre y cuando quede espacio en nuestro estómago, aunque hay quienes que se extralimitan.

Los postres, al igual que el resto de la cocina, integran muchos de los elementos que se producen en una región, que en el caso de Catalunya son los frutos secos, manzanas, peras y un sinfín de elementos que hablan de la riqueza de los huertos.

Por supuesto, cuando estos frutos se mezclan con la panadería y pastelería conciben exquisiteces que no tienen comparación alguna, de modo que terminan ocupando un lugar especial en nuestros corazones.

Por ello mencionaremos tres postres que puedas preparar en casa, o pagar un tantito más en alguna dulcería o pastelería de la región.

Pastel de chayote dulce con manzanas

La manzana es una fruta que aporta múltiples nutrientes a la dieta diaria… pero, ¿Por qué se integra tanto a los postres de cualquier parte del mundo, inclusive en Catalunya?

Con las frutas sucede un fenómeno muy particular, y es que al ser preparadas en conserva, sirope, pasteles, horneados, frituras y muchas otras maneras, su sabor se incrementa considerablemente, siendo esto lo que sucede con las manzanas.

Al realizarse un potingue de manzanas con el chayote dulce, se realiza una mezcla maravillosa, la cual se integra con la masa de hojaldre de la que resulta un delicioso pastel. Solo tienes que hornear un tanto de tiempo y finalmente pruebes esta deliciosidad.

Budín de piña al horno

Otra fruta a la que no podemos resistirnos cuando la integramos a postres es la piña, por lo que tiene muchos seguidores debido a lo rica que es.

La piña puede caramelizarse solo con azúcar, lo que la hace la candidata idónea de mermeladas, budines, pasteles y cualquier postre que quede bien con esta fruta; esta es la definición de una fruta exquisita.

En esta oportunidad mencionamos el budín de piña horneado, pues se puede realizar con materiales de sobra o que están dispuestos para desecho, como restos de magdalenas, pan, roscones de reyes y otros.

En estos tiempos debemos buscar la economía y que mejor manera que con este budín que cautiva a todo aquel a quien lo prueba, incluso a ese cerrajero malhumorado que quiere culminar con prisa su trabajo.

Flan de leche condensada y manzanas

Una vez más la manzana es la fruta protagonista, ya que afortunadamente se produce durante cualquier época del año. Pero en esta ocasión acompaña a uno de los ingredientes más suculentos: la leche condensada.

Esta combinación nos hace pensar que el postre que surja es simplemente maravilloso, y sin duda es una receta que debemos preparar con más frecuencia.

La preparación de este flan no difiere mucho de la preparación tradicional, salvo que se incluye una ración de puré de manzanas. Prepara esta receta y pon una sonrisa en los invitados que tengas en casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *